Lesiones dentales por deporte no son cosa de risa!


Lesiones dentales por  deporte  no son  cosa de risa!

El baloncesto y el béisbol son los dos grandes  deportes que provoca heridas en boca.

 Las lesiones más comunes que vemos son las fractura en  mandíbula, dientes desplazados o caída de un diente, y  hasta fractura dental."
Lesiones cráneo-faciales sufridas durante las actividades deportivas,  son una fuente importante de lesiones no mortales y discapacitantes  en niños y adultos, lo que representa hasta un tercio de todas las lesiones deportivas. La Fundación de  Seguridad Nacional de Deportes  de la Juventud en los EE.UU. estima que más de 3 millones de los dientes serán perdidos  en las actividades deportivas a    jóvenes  este año.

La creciente participación de las niñas y mujeres jóvenes en los deportes competitivos significa que, al igual que sus homólogos masculinos, ellas deben  conocer sus  riesgos de lesiones dentales y utilizar equipo de protección adicional a su caso.

Es importante acentuar que  los protectores bucales y cascos con protectores faciales son la mejor manera para  que los niños  eviten lesiones dentales al practicar deportes.

Si el niño tiene su arcada dental completa, entonces un protector bucal hecho a la medida debe usar y es lo mejor que puede hacer para  su protección,  y este debe ser  lo suficientemente cómodo, retentivo y  pequeño para que sea fácil de comunicarse con sus compañeros de equipo.
Entonces, ¿qué  de debe hacer si a pesar de sus mejores esfuerzos de prevención  a  su hijo todavía le duele sus dientes o la mandíbula?

Si un diente está roto o astillado, visitar a un dentista dentro de 24 horas, Si uno o varios dientes han sido desplazados o  si se cae, toma contigo al niño de inmediato y acude a un consultorio dental  para tratar de salvar el diente.

Un diente que ha sido desalojado completamente de su lugar  tiene que estar de vuelta en la boca en menos de  30 minutos y será de la mejor oportunidad de supervivencia a largo plazo.
Les  ofrezco  estos consejos para conservar su  diente en caso de trauma:

- Evite tocar la raíz, ya que puede dañarse fácilmente.

- Si el diente está sucio, sujételo por la parte superior y enjuague con la leche  hasta que la mayoría de la suciedad sea  eliminada.

- Si su hijo tiene edad suficiente como para no tragarlo, tratar de poner suavemente el diente en su alvéolo para tener mejores posibilidades de conservación y haga que muerda un trapo limpio ejerciendo ligera presión.

Te recomiendo mantener el diente en leche porque las células alrededor de la raíz todavía están vivas  después de que se sale  y la leche pueden proporcionar nutrientes a las células para ayudar a mantenerlas con  vida.  No pongas el diente en el agua. Ya que esto puede causar que las células se dañen  y salvar la raíz  del diente hace mucho menos probable.

Las lesiones en la mandíbula pueden ser mucho menos evidentes que un diente roto o cuando se  sale, pero no son menos graves. Si un niño cae con fuerza suficiente  sobre la barbilla, o tiene un golpe especialmente duro, que fácilmente podría ocasionar una ruptura en la mandíbula. En una lesión grave y este  un niño debe ser visto por un médico dentro de 24 horas.

Aún  cuando el niño este adolorido por una   lesión, no debe dejarse sin   cepillarse los dientes y practicar una buena higiene bucal es muy importante. Es lo mismo como el mantenimiento de cualquier otra herida limpia, limpiando   la boca,  es la mejor cura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mujer aspira fresa quirúrgica durante la cirugía de implante dental.