Lo que se debe hacer ante un caso de paro cardíaco


Los expertos recomiendan concentrarse en las compresiones cardíacas.

¿Sabría usted qué hacer ante una persona que sufre un accidente o infarto y  si deja de respirar? A juzgar con un nuevo sondeo llevado a cabo en el Reino Unido, muchos tenemos creencias equivocadas sobre cómo proceder.
Un sondeo llevado a cabo por la British Heart Foundation (Fundación Británica del Corazón) encontró que cerca de la mitad de las 2.000 personas entrevistadas no podrían dar reanimación cardiopulmonar (RCP) porque no sabrían cómo.
Y  el 20% no daría respiración de boca a boca por temor a contraer una infección.
La organización acaba de lanzar una campaña en la que insta al público a "olvidarse de la respiración de boca a boca" y concentrarse en las compresiones cardíacas.
La reanimación cardiopulmonar es un procedimiento de primeros auxilios que se lleva a cabo cuando cesa la respiración o los latidos cardíacos de una persona.
Esto ocurre, por ejemplo, en accidentes donde se sufre una descarga eléctrica o en un ahogamiento o infarto.
Cuando cesa la respiración o los latidos cardíacos pueden originar  en minutos daño cerebral o muerte si no se restaura el flujo de oxigeno en el organismo.
Por eso es esencial tratar de recuperar con RCP esas funciones vitales en el organismo.
La RCP consiste en dos procesos: la respiración de boca a boca para proveer oxigeno a los pulmones de la persona, y las compresiones cardíacas para mantener la sangre circulando en el organismo.
Pero ahora la Fundación Británica del Corazón afirma que como a la gente le preocupa la idea de dar a un desconocido el "beso de la vida", está recomendando al público olvidarse de esa parte de la RCP.
Los expertos no están descartando totalmente la respiración de boca a boca. "Este procedimiento, dicen, continuará siendo parte del "estándar de oro" de la RCP y seguirá enseñándose durante el entrenamiento formal".
Pero cuando la persona no está entrenada para dar RCP, es mejor que ignore la respiración de boca a boca y se concentre en las compresiones firmes y rápidas en el centro del pecho, afirma la organización.
El sondeo de la Fundación también revela los temores que tiene el público de verse en involucrado en una demanda judicial "si algo sale mal" al intentar ayudar a un desconocido.
Por esa razón, cuatro de cada 10 personas piensan que es mejor no involucrarse.
"La mitad de estos eventos ocurren frente a testigos, pero en la mayoría de los casos nadie interviene, nadie sabe qué hacer, y todos se dejan llevar por el pánico. Si se tratara de nosotros, sin duda todos quisiéramos que alguien pudiera salvarnos a nosotros y a nuestros seres queridos, ¿no es así?""

Comentarios