El uso de anticonceptivos orales protege de algunos tipos de cáncer

Los resultados de un gran estudio de cohorte informan que el uso de anticonceptivos orales no se vinculó con un mayor riesgo de padecer cáncer.[1]
La investigación, del Instituto de Ciencias Aplicadas de la Salud, en la Universidad de Aberdeen, Reino Unido, sugiere que la anticoncepción oral puede proteger a las mujeres contra algunos tipos de cáncer.
Investigación a largo plazo
Los hallazgos son los últimos emitidos por el Estudio de Anticonceptivos Orales de Reino Unido, que fue establecido en 1968 por el Royal College of General Practitioners (RCGP) para investigar los efectos a largo plazo de estos medicamentos.
Al inicio del estudio, los anticonceptivos orales eran un tipo relativamente nuevo de anticoncepción, que fue introducida por primera vez en Estados Unidos en 1960.
De inmediato surgió la inquietud en cuanto al hecho de que los anticonceptivos orales pudieran causar cáncer. Esta preocupación, aunada al temor generado por los medios, ha llevado a generaciones de mujeres a cuestionar los posibles riesgos para su salud al elegir este método anticonceptivo.
Anticoncepción oral y cáncer
Una serie de estudios ha examinado un posible vínculo entre los anticonceptivos orales y los diferentes tipos de cáncer.
Los resultados del estudio, se unen a la literatura previa, y sugieren que las mujeres que han utilizado anticonceptivos orales o se encuentran bajo tratamiento actual con estos, tienen un mayor riesgo de presentar cáncer de mama y de cuello uterino. Por otro lado, quienes usan anticonceptivos orales parecen tener un riesgo reducido de cáncer endometrial y ovárico.
Estos estudios sugieren que los efectos continúan muchos años después de que las mujeres dejan de utilizar anticonceptivos orales. También sugieren que las usuarias actuales ganan protección contra el cáncer colorrectal, aunque fue incierto si esta protección persistió después de finalizar el uso de anticonceptivos orales.
Para el estudio del Reino Unido se reclutaron 46.022 mujeres, y su salud fue evaluada con un seguimiento de hasta 44 años, lo cual convierte al estudio en el más largo del mundo para evaluar los efectos de los anticonceptivos orales.
El análisis de los datos, publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology, encontró que utilizar anticonceptivos orales llevó a lo siguiente:
  • Un riesgo 19% menor de cáncer de intestino
  • Un riesgo 34% menor de cáncer de endometrio
  • Un riesgo 33% menor de cáncer de ovario
También se ha demostrado que estos efectos protectores duran al menos 30 años después de que finalizó el uso de los anticonceptivos orales.
Seguridad del tratamiento
Asimismo, los investigadores examinaron el riesgo de todos los tipos de cáncer en las mujeres que han utilizado anticonceptivos orales. El resultado consistió en que el uso de anticonceptivos orales durante los años reproductivos no representa nuevos riesgos de cáncer para las mujeres en etapas posteriores de su vida, cuando los cánceres se vuelven más comunes en la población en conjunto.
Al comentar los resultados en una declaración, la profesora Helen Stokes-Lampard, presidenta del Royal College of General Practitioners, manifiesta: "Millones de mujeres en el mundo que usan los anticonceptivos orales combinados, deben sentirse tranquilas por esta exhaustiva investigación que informa que no corren mayor riesgo de padecer cáncer como efecto secundario de estos medicamentos, y también por el hecho de que utilizarlos podría disminuir su riesgo de presentar ciertos tipos de cáncer".
"Esto de ninguna manera significa que las mujeres deben recibir anticonceptivos orales como una medida preventiva contra el cáncer, ya que sabemos que una minoría de las mujeres tiene efectos adversos para la salud como resultado de utilizar este método. La decisión final sobre la prescripción de anticoncepción oral debe hacerse de manera individual en cada mujer, pero esta investigación será útil para informar las conversaciones que tenemos con nuestras pacientes al discutir las opciones anticonceptivas que están disponibles", concluye la profesora Stokes-Lampard.

Comentarios