La apnea del sueño puede alterar el desarrollo cerebral en la infancia

Los resultados de un nuevo estudio de imagen indican que el volumen de la sustancia gris es significativamente menor en las regiones cerebrales que controlan la función cognitiva y el estado de ánimo en los pacientes pediátricos con apnea obstructiva del sueño.[1]
Los hallazgos sugieren que, en estos pacientes, la apnea obstructiva del sueño puede provocar pérdida neuronal o retraso del crecimiento neuronal, de acuerdo a los autores, encabezados por la Dra. Leila Kheirandish-Gozal, de la Universidad de Chicago, en Illinois, Estados Unidos.
La Dra. Kheirandish-Gozal declaró a Medscape Noticias Médicas: "Hemos observado repetidamente que, con cualquier grado de apnea del sueño, algunos pacientes pediátricos presentan signos de déficits neurocognitivos y otros no".
"Aunque nos gustaría pensar que los déficits cognitivos o las pérdidas de volumen de sustancia gris provocados por la apnea del sueño en la infancia son reversibles, sobre todo si el tratamiento se aplica en una etapa temprana, habitualmente mediante amigdalectomía y adenoidectomía, este es un aspecto importante que analizaremos en estudios futuros", añadió la Dra. Kheirandish-Gozal.
Diferencias "notables"
En la Universidad de Chicago se realizaron pruebas neurocognitivas y una resonancia magnética a 16 pacientes pediátricos con apnea obstructiva del sueño de grados moderado a avanzado. Posteriormente se compararon los resultados con los de 9 niños sanos emparejados por edad, género, raza y peso, que sirvieron como controles.
Las imágenes de resonancia magnética de los 16 pacientes pediátricos con apnea obstructiva del sueño también se compararon con las de 191 niños incluidos en una base de datos de resonancia magnética infantil elaborada por National Institutes of Health.
En un comunicado, la Dra. Kheirandish-Gozal expresó que "las imágenes de la sustancia gris son llamativas. Aún no se dispone de una guía precisa para correlacionar la pérdida de volumen de sustancia gris con déficits cognitivos específicos, pero hay evidencia científica concluyente de lesión o pérdida neuronal extensa en comparación con la población general". 
Se observaron reducciones considerables de volumen de la sustancia gris en las imágenes de resonancia magnética de las regiones corticales frontales y prefrontales, así como en la corteza parietal, el lóbulo temporal y el tronco encefálico de pacientes pediátricos con apnea obstructiva del sueño (p < 0,05).
Los autores señalan que "se observó una disminución de volumen en todas las áreas de las regiones frontales y prefrontales, sin embargo, no estaba afectada la circunvolución precentral bilateral".
No había signos de que la apnea obstructiva del sueño causara algún efecto en las cortezas occipitales, pero todas las áreas parietales presentaban una disminución de volumen de la sustancia gris.
Los autores del estudio no lograron identificar una asociación entre los hallazgos en la resonancia magnética y la función cognitiva, evaluada mediante las Escalas de Habilidad Diferencial (Differential Ability Scales, DAS), en los pacientes pediátricos con apnea obstructiva del sueño.
Sin embargo, un mayor volumen de sustancia gris se ha relacionado con un mayor nivel de inteligencia, medida con pruebas de coeficiente intelectual, pero solo en niños mayores.
Los investigadores también señalan que cualquier efecto que hayan podido tener las disminuciones de volumen de sustancia gris en el coeficiente intelectual de los pacientes pediátricos evaluados en este estudio, puede ser indetectable debido a su corta edad.
Los modelos de apnea del sueño en animales muestran que las neuronas están dañadas y mueren debido a la manera en que la apnea del sueño afecta al cerebro. Estos efectos provocan una pérdida de volumen de sustancia gris, explicó la Dra. Kheirandish-Gozal.
También existe la posibilidad de que en pacientes pediátricos con apnea del sueño se produzca un retraso en el desarrollo y en la maduración del cerebro, causando una disminución de volumen de sustancia gris durante el periodo de desarrollo en el que normalmente esta aumenta.
El Dr. David Gozal, colaborador en el estudio, puntualizó que las imágenes de resonancia magnética no pueden determinar si las células cerebrales han disminuido de volumen o se han perdido por completo en los niños con apnea obstructiva del sueño.
Asimismo, el médico añadió que "las imágenes de resonancia magnética nos ofrecen una visión global de la diferencia de volumen relacionada con la apnea en distintas regiones encefálicas, pero no explica, a nivel celular, qué ocurre con las neuronas afectadas, ni cuándo. Por esta razón, no podemos precisar en qué momento se produce el daño".
Sin embargo, estudios previos realizados por el mismo grupo de investigadores mostraron que la gravedad de la enfermedad se relaciona con la magnitud de los déficits cognitivos cuando estos son detectados.
Un paso adelante
Al comentar los hallazgos para Medscape Noticias Médicas, el Dr. Raanan Arens, profesor de pediatría del Albert Einstein College of Medicine, y director de la Division of Respiratory and Sleep Medicine, en el Montefiore Children’s Hospital, en Nueva York, Estados Unidos, afirmó que este estudio es relevante, ya que ha demostrado que los déficits cerebrales en los niños con respiración anómala durante el sueño pueden estar relacionados con déficits neurocognitivos.
El Dr. Arens asume el hecho de que los autores del estudio no lograron detectar un aumento de los déficits neurocognitivos en los niños con apnea obstructiva del sueño, en comparación con los niños de control, y expresa: "Sabemos que las áreas cerebrales en las que se observó una disminución de volumen de la sustancia gris controlan la memoria, el aprendizaje y la función ejecutiva, y todas son muy importantes para el desarrollo del cerebro".
La incapacidad de este estudio para detectar un efecto en la función cognitiva puede estar relacionada simplemente con el tamaño reducido de la muestra, y con el hecho de que no estaban disponibles los datos sobre función cognitiva del grupo de comparación más numeroso de National Institutes of Health.
El Dr. Arens concluyó: "Considero que el estudio significa un avance en este campo, ante todo debido a que los autores lograron evaluar a los niños y analizar las estructuras cerebrales empleando métodos estandarizados, además de utilizar una base de datos adicional para disponer de un número elevado de controles, lo que ayudó a reforzar el estudio".

Comentarios