Cancer bucal


En los Estados Unidos en 2007, más de 34.000 pacientes de cáncer de cavidad oral y orofaringe fueron diagnosticados. El mayor factor de riesgo para el cáncer oral en los Estados Unidos es el consumo de tabaco. Una fuerte asociación se ha encontrado entre el cáncer oral y orofaríngeo en los tejidos orales. La tasa de supervivencia de cinco años se estimó en 59,1% global de cáncer

oral y faríngeo diagnosticados durante 1996-2003. Se estima que un 85% de las lesiones orales premalignas y malignas se presentan clínicamente como leucoplasias. La detección temprana del cáncer oral se complica por el hecho de que muchas de las lesiones en sus primeras etapas pueden ser completamente asintomáticos, y la detección de lesiones sospechosas se aumenta a través de la revisión periódica de los pacientes. Históricamente, la palpación, exámen y radiografías estaban disponibles para la detección del cáncer oral. En años recientes, las tecnologías se han vuelto necesarias, que complementan el examen visual. Si las lesiones sospechosas se encuentran durante el procedimiento de selección, debe realizarse una biopsia o el paciente referirlo a un especialista para una evaluación adicional. La capacidad para identificar las lesiones y para predecir cuáles lesiones se someten a la transformación maligna sería facilitar el diagnóstico precoz. Los objetivos fundamentales son reducir la mortalidad y la morbilidad, y para mejorar la calidad de vida del paciente.
Punto importante es la revisíon cada 6 meses por el dentista calificado para evaluar la condición oral.

Comentarios